Te contamos cuáles son los principales desafíos y oportunidades para alcanzar esta meta de Desarrollo Sostenible.

Dentro de los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo, también conocidos como Objetivos Mundiales, se encuentra en 12° lugar el Objetivo de Producción y Consumo Responsable.

Según el Manifiesto de la ONU, el consumo y la producción sostenibles consisten en “fomentar el uso eficiente de los recursos y la energía, la construcción de infraestructuras sostenibles, la mejora del acceso a los servicios básicos y la creación de empleos ecológicos y decente”.

A través de este objetivo se busca reducir la huella ecológica, mediante un cambio en los métodos de producción y consumo de bienes y recursos. 

Entre los principales fundamentos para alcanzar este objetivo, se insta a las industrias y los consumidores a gestionar de manera eficiente los recursos naturales más importantes, como el agua potable para consumo.

Se estima que solo el 3% del agua es dulce y los humanos la consumen más rápidamente de lo que la naturaleza puede reponerla. También, se fomenta a los consumidores a reciclar y reducir los desechos, como asimismo a las empresas a eliminar los deshechos tóxicos y contaminantes de manera responsable.

Desafíos para la implementación de este objetivo

Entre los principales desafíos para alcanzar esta meta en 2030 se encuentran:

  • La explotación insostenible de los recursos conlleva efectos ambientales negativos. 
  • La creciente intensidad en el uso de materiales y el mantenimiento de altos niveles de intensidad de carbono y energética, aumentan las emisiones de Gases del Efecto Invernadero y los desechos.

Lograr la sostenibilidad ambiental también implica aumentar la eficiencia con la que se extraen y usan los recursos en una economía y reducir la producción de desechos.

Oportunidades para alcanzar la meta

Para lograr la sostenibilidad es esencial modificar los patrones de producción y consumo, particularmente en relación con el uso de la energía. Esto implica algunas oportunidades para el sector:

  • El aumento de la oferta de energías renovables en la matriz energética muestra que los cambios favorables a la innovación tecnológica y la inversión son posibles.
  • Las economías emergentes están centrando sus inversiones en el logro de la eficiencia energética en la industria y el transporte.
  • La economía circular puede mejorar la eficiencia y la vida útil de los materiales al promover la durabilidad de los bienes y su capacidad de ser reparados, sometidos a nuevos procesos de manufactura, reutilizados y reciclados.
  • Los acuerdos de producción limpia, la promoción de la responsabilidad social empresarial, el ecoetiquetado, la educación ambiental y el acceso a la información son instrumentos poderosos para lograr alcanzar el ODS 12.

Quedas invitado a leer más sobre los Objetivos de Desarrollo Sostenible en https://www1.undp.org/content/undp/es/home.html