El cambio climático es una de las mayores amenazas medioambientales a las que se enfrenta la humanidad y sus consecuencias pueden ser devastadoras si no actuamos rápidamente.

Según la convención de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMNUCC), el cambio climático “es un cambio en el clima, atribuido directa o indirectamente a la actividad humana que altera la composición de la atmósfera mundial, y que se suma a los cambios regulares que, de forma natural, se dan en el planeta”.

El clima de la Tierra ha variado muchas veces a lo largo de su historia debido a cambios naturales, como las erupciones volcánicas, los cambios en la órbita de traslación de la tierra, las variaciones en la composición de la atmósfera, entre otros.

La Tierra tiene ciclos naturales que se cumplen cada cierto tiempo, entre los que están los cambios climáticos. Por ejemplo, hace unos 10.000 años, el clima de nuestro planeta era más frío que el actual y los glaciares ocupaban un gran porcentaje de la superficie terrestre.

Desde los últimos años del siglo XIX, la temperatura media de la superficie terrestre ha aumentado, como consecuencia del proceso de industrialización y, en particular, de la combustión de cantidades cada vez mayores de petróleo y carbón, la tala de bosques y algunos métodos de explotación agrícola.

Causas del cambio climático

Los gases de efecto invernadero (GEI) se producen de manera natural y son esenciales para la supervivencia de los seres humanos y de millones de otros seres vivos ya que, al impedir que parte del calor del sol se propague hacia el espacio, hacen a la Tierra habitable.

Después de más de un siglo y medio de industrialización, deforestación y agricultura a gran escala, las cantidades de gases de efecto invernadero en la atmósfera se han incrementado en niveles nunca antes vistos en tres millones de años.

A medida que la población, las economías y el nivel de vida – con el asociado incremento del consumo— crecen, también lo hace el nivel acumulado de emisiones de ese tipo de gases.

Existen tres hechos en que los científicos inciden y que son de enorme utilidad para entender mejor la raíz y la escala del problema del cambio climático:

·         la concentración de GEI en la atmósfera terrestre está directamente relacionada con la temperatura media mundial de la Tierra;

·         esta concentración ha ido aumentando progresivamente desde la Revolución Industrial y, con ella, también aumentó la temperatura del planeta;

·         el GEI más abundante, alrededor de dos tercios de todos los tipos de GEI, es el dióxido de carbono (CO2) que resulta de la quema de combustibles fósiles.

Consecuencias del climático

El cambio climático está afectando a procesos naturales de vital importancia.  A continuación, mencionamos algunas consecuencias del cambio climático:

·         Acidificación y contaminación del agua gracias a la concentración de dióxido de carbono en el aire.

·         Devastadores fenómenos meteorológicos como los huracanes, ciclones, lluvias, sequías extremas o inundaciones.

·         Muerte, migración y extinción de diferentes especies de animales. En el caso del mar, son muchas las especies que son testigos de la destrucción de su hábitat. La presencia de plásticos y otros contaminantes en el mar, la práctica de pesca excesiva y destructiva contribuyen a su desaparición.

·         Alteración del ciclo del agua.

·         Aumento del nivel del mar y de la temperatura global a causa del deshielo.

·         Aparición de enfermedades como el dengue y la malaria.

·         Agotamiento de recursos naturales necesarios para la vida humana.

Existen muchas evidencias científicas que demuestran las graves causas y consecuencias del cambio climático en nuestro planeta.

Según nuevos datos climáticos de la Organización Meteorológica Mundial (OMM), hay aproximadamente un 40 % de probabilidades de que, por lo menos en uno de los próximos cinco años, la temperatura media anual del planeta supere transitoriamente en 1,5 °C los niveles preindustriales. Y esas probabilidades aumentan con el paso del tiempo.

En 2020 —uno de los tres años más cálidos de los que se tiene constancia— la temperatura media mundial se situó 1,2 °C por encima de los niveles preindustriales de referencia, según la Declaración de la OMM sobre el estado del clima mundial en 2020, publicada en abril. En ella se destaca el deterioro acelerado de los indicadores del cambio climático, como la subida del nivel del mar, la fusión de los hielos marinos y los fenómenos meteorológicos extremos, así como el agravamiento de sus repercusiones en el desarrollo socioeconómico.

Cómo reducir los efectos del cambio climático

Una de las soluciones para poner freno al cambio climático es la transición energética: construir un nuevo sistema energético en el que se reemplacen los combustibles sucios (carbón, petróleo, gas y uranio) por energías renovables y se apueste por la eficiencia y las soluciones tecnológicas inteligentes.

En Electra FK fomentamos la participación colectiva para combatir el cambio climático. Para ello, llevamos a cabo proyectos que contribuyen a este objetivo de Desarrollo Sostenible 2030 de Acción Climática de Naciones Unidas.

Uno de ellos fue el innovador proyecto de la construcción de uno de los Electroterminales de buses más grande y moderno del mundo: La Electroterminal STP Santiago.

El objetivo es potenciar la movilidad del transporte masivo en la nueva era de los autos eléctricos, impulsando el desarrollo tecnológico y mitigando el cambio climático, a través del suministro y aprovechamiento de energías renovables y limpias.

La Electroterminal STP Santiago con el aporte de ElectraFK, contribuye a la meta país de acelerar la descarbonización de la matriz energética, fortaleciendo la sostenibilidad del sistema de transporte metropolitano para una mayor calidad de vida y un futuro mejor para todos. ElectraFK participó en la construcción y suministro de 9 tableros CDP (Centro de Distribución de Potencia) para el proyecto, que tienen la finalidad de alimentar los cargadores de baterías de 400 KW de los buses e incluyen comunicación Ethernet para el manejo remoto.

Tú también puedes contribuir

Reducir y combatir las consecuencias del cambio climático es tarea de todos. Únete a nuestra labor y comienza a dar pequeños pasos que traerán grandes cambios en el futuro. Compartimos algunos consejos:

·         Las llamadas “energías de reposo” son responsables de entre el 5 y 13% de consumo de electricidad en los hogares. Mantén desconectados los dispositivos electrónicos y electrodomésticos cuando no los utilizas y, así, ahorrarás energía.

·         Para recorrer distancias cortas camina, corre o utiliza una bicicleta.

·         Reduce el consumo de carnes: la industria cárnica produce una enorme cantidad de emisiones de gases de efecto invernadero, como afirma la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO). Las emisiones del sector a nivel global representan ya el 14,5%.

·         Compra una botella termo para tu consumo de agua. En un año podrás ahorrar hasta 167 botellas de plástico.

·         Para tus compras utiliza bolsas de tela. Una bolsa de tela puede reemplazar a más de 100 bolsas de plástico, que tardan en descomponerse hasta 500 años.

·         Haz un uso responsable de la calefacción y mantén el termostato lo más bajo posible.

·         Planta un árbol. Produce oxígeno, purifica el aire, capta agua para los acuíferos y reduce la temperatura del suelo.